¿Cómo hacer para que mi hijo coma de forma más saludable?

LA CLAVE: DE FORMA DIVERTIDA Y MUY PAULATINA.

Hay algo común de todos los seres humanos, tanto adultos como niños: no somos resistentes al cambio si no a ser cambiados.

Es por ello por lo que cuanto más lejano esté de nuestra forma de ser y cuanto más drástico y repentino sea aquello nuevo que queremos incorporar en nuestro hábito, más costoso será para nosotros.

Os cuento esto para que podáis empatizar con lo que podrían sentir vuestros hijos. Exactamente lo mismo que nosotros como adultos, padres y madres.

Si nos vemos en la necesidad de preguntarnos ¿cómo hacer que mi hijo adquiera un hábito saludable?, es porque ha habido algún momento en el que no hemos sabido cómo enfocar la alimentación de nuestros hijos y nos encontramos en este punto.

Las vidas frenéticas, los horarios de los trabajos y la falta de tiempo puede provocar que “cojamos atajos” y sin darnos cuenta somos conscientes de que nuestros hijos se podrían alimentar de un modo más saludable y nos gustaría mucho que así fuera.

Pues bien, este post os dará una serie de consejos para que la incorporación de una alimentación saludable en nuestros hijos sea más fácil para ellos y para nosotros:

LA REGLA DEL 2+2:

Introduciremos en la alimentación de nuestros hijos 2 alimentos nuevos en el período de 2 meses. Puede ser un tipo de verdura, por ejemplo, y alguna proteína que no guste mucho. Poco a poco, se irá acostumbrando a los sabores y texturas nuevos. Pero ¡OJO!, que se acostumbre no significa que le guste, sino que lo tolerará un poquito mejor.

A TRAVÉS DEL JUEGO:

Si lo hacemos a través del juego ellos estarán un poquito más abiertos a probarlo. Por ejemplo, una tarde se puede hacer una pizza con ellos y que uno de los ingredientes sea aquel nuevo que queramos incorporar. O hacer una ruleta como manualidad en casa con 4 ingredientes nuevos a probar y jugar para ver cual toca ese mes. Cualquier genialidad que se os ocurra estará bien, pues sois vosotros quienes conocéis mejor las inquietudes de vuestros hijos.

 SOMOS UN EJEMPLO A IMITAR:

El ingrediente por introducir o bien es algo que nosotros como padres tenemos incorporado en nuestra dieta o en caso negativo, será algo a incorporar. Somos un ejemplo para ellos, y que se vean acompañados en el camino les ayudará mucho.

LAS TENTACIONES SIEMPRE LEJOS:

Esto funciona igual en niños y en adultos. Si queremos mejorar nuestra alimentación, es preferible que todos aquellos alimentos con grasas saturadas, azúcares refinados, bollería industrial, etc., estén lejos de nuestra alacena. Si algún día queremos darnos un capricho lo compramos de forma puntual, pero no debería pertenecer a nuestra lista de la compra.

SER PERMISIVOS:

Esto es importantísimo. Ser pacientes, no forjar ningún tipo de expectativa sobre el cambio, y empatizar con que para ellos va a ser costoso. IMPORTANTE si queremos que nuestros hijos coman de forma más saludable.

Y de vez en cuando está bien que exista algún día donde puedan tomar aquella “chuche” que les guste mucho. Que no perciban que no puedan seguir teniendo esos momentos tan gustosos cuando comen algo que les gusta mucho.

QUE PUEDAN DECIDIR:

Si se sienten involucrados en el proceso todo fluirá mejor. Podéis darles a escoger entre dos o tres alimentos nuevos y que ellos decidan cuál quieren probar e incorporar a su dieta.

Espero que esto os ayude un poquito más en conseguir que vuestros hijos coman de un modo más saludable.

No hay fórmulas mágicas, ni garantías. Cada familia es un mundo, igual que nosotros, pequeños y grandes.

La clave, como en todo, es la suma de perseverancia, tolerancia y diversión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *